Los artistas y las redes sociales, ¿peces fuera del agua?

Publicado el jue 18 agosto 2011 in Internet para artistas

Pez saliendo de una pecera Image by Kay Kim(김기웅) CC Atribución

La comunicación entre artista y público suele ser muy formal, en el sentido de que tiene unas reglas bien establecidas y se produce en unas condiciones bastante controladas.

El artista escénico representa su obra o su papel en un escenario más o menos preparado a tal efecto y el público se acomoda en su sitio. Tras la representación, el público (si le ha gustado) aplaude.

Con las redes sociales ocurre a veces que el artista no es consciente de que el contexto es diferente.

Si eres, pongamos por caso, un actor y entras en un salón repleto de desconocidos que están manteniendo conversaciones, no esperas ser de forma inmediata el centro de atención, o que te aplaudan al marcharte; no es el lugar para eso. Esas personas no han ido allí expresamente para verte, eres tú el que has llegado al lugar. Lo lógico será presentarse, intercambiar unas palabras aquí y allá y entablar una conversación con alguna personas, porque en ese contexto no eres ni más ni menos que uno más, hasta que se demuestre lo contrario.

Pues en las redes sociales es lo mismo.

Son muchas las compañías de teatro que abren una cuenta en Twitter, por ejemplo, para mantener un monógolo, esperando ser seguidos y observados. Si ya eres toda una figura pública puede funcionar, pero si no es así...

En primer lugar: empieza por seguir a otras personas. Sigue a medios de comunicación o iniciativas teatrales, como @esteatral, @TeatroTwitteado, @teatrontweets, @Escena20 o @ArtezblaiTeatro, por citar sólo algunos.

Sigue a algunos gestores o iniciativas culturales, como @juanpasoler, @yolmartinez, @andreugp, @bea_ayuso, @pepcerda o @nsascast.

Empieza por pasar más tiempo escuchando lo que otros tienen que decir y menos queriendo decir cosas que probablemente no te interesen ni a ti.

Si encuentras interesante algo de lo que dicen los demás, “retwitéalo”, coméntalo, dale visibilidad, compártelo con tus seguidores por pocos que sean al principio; así empezarás a sentir que estás compartiendo algo valioso. Cuando empieces a hacerlo te resultará más fácil sacar lo realmente interesante que tienes que decir, que seguro que es mucho, en lugar de lanzar esa bazofia pseudo-comercial automatizada que en el fondo tampoco te crees. Reconócelo, eres un artista y no el rey del marketing. ¿O no?

Y ¡por los clavos de una puerta vieja! sigue a otras compañías teatrales. No pasa nada porque una compañía de danza, de teatro o títeres siga a otras compañías del gremio.

Si perteneces a alguna asociación profesional, sigue a otras compañías de tu misma asociación que tengan cuenta en Twitter (o en cualquier otra red social). Verás que puede ser bastante práctico para lanzar propuestas, resolver dudas u organizar cualquier actividad de forma rápida, e incluso para empezar a mantener algo de contacto con otros socios.

Y por último, sigue a otras personas o temas que te interesen más allá de lo teatral, porque es una forma excelente de poner en contacto el teatro con el resto del mundo, algo que no tiene por que ocurrir sólo en un teatro.

El mundo necesita el teatro... y viceversa.

Fotografía de Kay Kim(김기웅)
Licencia: CC Reconocimiento.
Imagen original.