El teatro y la industria cultural

Publicado el mié 27 octubre 2010 in Reflexiones teatrales

Abriendo el teatro

El teatro, evidentemente, no va a desaparecer, pero creo que corre el serio riesgo de -digamos, en los próximos 20 años- quedar convertido en una industria cultural y en algo de folclore.

“Industria” y “cultural” son dos palabras que juntas me gustan bastante poco. La industria produce cosas de forma eficiente y rentable, por ejemplo, tornillos. La industria cultural, como la de la música o el cine, crea productos homogéneos, claramente delimitados según el perfil de los consumidores y con el objetivo de ser tan rentables como sea posible utilizando fórmulas y técnicas de mercado.

Indudablemente el que haya una industria del cine y de la música no quiere decir que ambas no sean cultura, ni siquiera que no produzcan buena música o buen cine, pero ¿por qué hay cine y sellos musicales independientes? Porque lo que ofrecen no tiene cabida en los circuitos de la propia industria, porque según sus parámetros no son rentables.

Una frase curiosa:

De los 20€ de un CD sólo 3 van a parar al creador. El resto se invierte en impedir que esto cambie. Vía kurioso en twitter.

La industria teatral -si tal cosa llega a existir- será una productora de grandes musicales "hollywoodienses", de espectáculos protagonizados por estrellas de la televisión y el cine, lo cual no me parece mal, tiene su público (y no poco) y se realizan producciones de gran calidad, pero sería una pena que eso, además de unas cuantas "producciones" independiente fuese todo lo que quedase del teatro en un futuro. Para mí el teatro es algo mucho más amplio y diverso que no tiene por qué estar siempre sujeto a criterios de rentabilidad económica.

Y sin embargo estamos ante un excelente momento de oportunidades para el teatro en toda su amplitud y variedad, al igual que lo estamos para el resto de espectáculos en vivo, como un contrapunto refrescante a esa otra maravilla que es Internet.

A los jóvenes que están creciendo con las redes sociales, el P2P o las descargas directas les va a resultar tremendamente estimulante algo como el teatro... si es que llegan a conocerlo, porque en Internet, el lugar donde descubren y comparten, poco pueden encontrar a día de hoy que les invite a acercarse a un escenario teatral.

Fotografía de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Licencia: CC Reconocimiento. Imagen original