Compartir vídeos privados en el teatro

Publicado el mar 10 septiembre 2013 in Internet para artistas

Supongo que cualquier compañía de teatro sabe ya hoy en día cómo subir vídeos a YouTube para publicarlo en su web o canal, pero ¿qué ocurre cuando hay que enviar un vídeo completo de un espectáculo a un programador?

Hacer público el vídeo completo de un espectáculo puede no ser deseable, pero también puede resultar problemático a causa de los derechos de autor, como los de la música del espectáculo, por ejemplo.

Hasta no hace mucho tiempo, lo habitual era enviar un CD o DVD por correo postal o mensajería; lento, caro y poco eficiente. Lo más normal a día de hoy es enviar el archivo de vídeo al gestor cultural. Veamos algunos modos de hacerlo.

YouTube

Publicando el vídeo de forma privada

YouTube preferencias de
vídeoSe pueden publicar vídeos en YouTube de forma privada, de tal modo que sólo lo compartiremos, bien con nuestros círculos o contactos de Google+ que seleccionemos (después de haber enlazado nuestra cuenta de YouTube con la de Google+) o con las direcciones de correo electrónico que indiquemos.

El principal problema es que si no tenemos al gestor cultural en nuestros círculos (o simplemente no usamos ambos Google+) y queremos compartirlo con una dirección de correo electrónico, ésta debe pertenecer a una cuenta de Google para poder acceder al vídeo. Es decir, el correo del destinatario debe estar registrado en Google para acceder a alguno de sus servicios, como GMail, YouTube o Google+. Es muy posible que el correo de contacto de una programación o festival no cumpla este requisito.

Para compartir un vídeo en privado desde YouTube debes seleccionar “Privado” en la “Configuración de privacidad. Esta opción aparece al subir el vídeo y también a la hora de editarlo para modificar los datos como el título, la descripción o las etiquetas.

Otra opción, no muy recomendable, es seleccionar la opción “Oculto” en la “Configuración de privacidad”. Con esta opción el vídeo no aparecerá en nuestro canal ni en los resultados de búsqueda y en principio sólo aquéllas personas a las que enviemos el enlace podrán reproducirlo. Sin embargo, quien tenga el enlace podrá acceder al vídeo completo del espectáculo e incluso añadirlo a una lista de reproducción pública o publicarlo en un blog, con lo que el vídeo resultará accesible para cualquiera.

Vimeo

Vimeo Pro and
Plus

Vimeo es un servicio para compartir vídeos, al estilo de YouTube, pero menos masificado y con una mayor sensación de calidad. Muchos artistas digitales y audiovisuales lo utilizan como plataforma de promoción.

En Vimeo podemos asignar una contraseña al vídeo, de modo que sólo tendríamos que enviar el enlace y la contraseña al programador, aunque la cuenta gratuita no permite vídeos en alta definición y existe la posibilidad de que aparezcan anuncios en la página del vídeo.

Vimeo ofrece dos planes profesionales de pago que ofrecen ventajas muy interesantes para un uso profesional: Vimeo Plus y Vimeo PRO.

Vimeo Plus, el más económico de los dos, es suficiente en la mayoría de los casos para compartir vídeos completos de las producciones con fines profesionales. Cuesta 7,95 Euros más I.V.A. al mes y permite subir 5GB a la semana en alta definición, sin insertar publicidad externa en nuestros vídeos y personalizando el aspecto del reproductor.

Pero la cuenta Plus nos permite una opción muy interesante para el caso que nos ocupa: restringir los dominios en los que se pueden publicar los vídeos. Con esta opción se puede hacer invisible el vídeo en Vimeo (no aparecerá en nuestro perfil ni en los buscadores) y lo podemos incluir en nuestra propia web, en una zona de acceso restringido, con lo que en todo momento mantenemos a los gestores en nuestra página.

Si tu compañía utiliza WordPress, el plugin S2Member te permite crear esas zonas y usuarios con permiso para acceder.

Servicios de transferencia de archivos

Quizás el modo más sencillo, aunque tiene sus inconvenientes.

WeTransfer
uploadWeTransfer. Este servicio es fácil, cómodo y rápido. No necesitas registrarte para enviar un archivo.

Simplemente accedes a la web de WeTransfer, aceptas las condiciones de uso, escribes el correo del destinatario, el tuyo y subes el archivo, de hasta 2GB.

El gestor recibirá un correo de WeTransfer cuando se haya completado la carga del vídeo con un enlace para descargarlo.

Hay que tener en cuenta que los archivos enviados a través de WeTransfer no se almacenan de forma indefinida, por lo que cada vez que quieras enviar un vídeo tendrás que volver a subirlo.

Existe una suscripción, “WeTransfer Plus”, que por 120 Euros al año permite enviar archivos de hasta 5GB, personalizar la página de descarga con un fondo propio y mantener almacenados de forma indefinida hasta 50GB de archivos, de modo que no haya que volver a subirlos cada vez.

Servicios de archivos en la nube

[caption id="attachment_670" align="alignnone" width="300"]CC
by-sa Algunos derechos reservados por
joe.ross CC by-sa Algunos derechos reservados por joe.ross[/caption]

Dropbox, Box, UbuntuOne, Just cloud, Copy, Google Drive...

Existen numerosos servicios en “la nube” para sincronizar archivos entre nuestros dispositivos (ordenadores, teléfonos móviles, tablets...) o compartirlos.

No voy a entrar en analizar las diferencias entre cada uno de estos servicios, pero puedes encontrar una breve comparativa aquí: Alternativas a Dropbox.

La ventaja de este tipo de  servicios es evidente, pero hay que tener en cuenta cuestiones como el tamaño máximo de archivo que cada uno nos permite subir, en algunos casos insuficientes para un vídeo de una hora con una calidad aceptable, el espacio de almacenamiento del que disponemos con los planes gratuitos o el coste y las características de los planes de pago.

Por lo general, estos servicios funcionan de forma similar. En algunos casos tendremos una “carpeta” o directorio en nuestro ordenador al que añadiremos los archivos que queremos compartir y que se subirán automáticamente a “la nube”, y en otros habrá que subirlos a través del navegador.

Una vez subidos, sólo tendremos que copiar un enlace al archivo que será el que enviemos al programador que nos pidió el vídeo.

Conclusión

Existen numerosas opciones gratuitas para enviar esos vídeos completos de los espectáculos que de vez en cuando nos solicitan programadores teatrales y festivales. Enviar archivos adjuntos de cientos de Megas o de varios Gigas en un correo simplemente no es una opción porque el correo electrónico no está diseñado para eso.

Si hay que enviar esos vídeos con cierta frecuencia, merece la pena pagar por un servicio sin restricciones en la calidad o el peso del archivo de vídeo y que nos evite tener que subir el mismo vídeo varias veces, más cuando las velocidades de subida del ADSL hacen que esta tarea lleve horas.

Otra opción interesante es disponer de estadísticas de acceso a los vídeos, para saber, por ejemplo, si el programador lo ha visto ya. Y algo realmente a tener en cuenta es la codificación de los vídeos, porque podemos encontrarnos con que el gestor no puede reproducir nuestro archivo en el dispositivo de su elección.

¿Cómo envías tú los vídeos a los programadores? ¿Es algo que haces con cierta frecuencia? ¿Has descubierto alguna opción interesante que no conocías con este artículo?

Imagen principal: CC-BY ToastyKen. Imagen original.